AL RITMO DE LOS LATIDOS

No hay otra opción (sana) que la de bajar revoluciones y ponerse a tempo con la vida, más cuando las circunstancias han cambiado tanto que cualquier vista atrás resulta cómica e irreal.

Teniendo más ideas y planes que nunca, y con menos tiempo del que jamás pude imaginar, se me amontonan las cosas y los casos en una torre de deseos fervientes, y sólo puedo tratar de que no se derrumbe, abrazándola y manejando las piezas con delicadeza.

Sigue leyendo

HE HECHO TOPE

Mi cuerpo, como todos, da hasta donde da. En ocasiones parece no tener límites y ser irrompible y arrogante, y otras veces, en cambio, palidece ante cualquier nimiedad o se solivianta frente al más insignificante estímulo. Dentro del pack de mi cuerpo están mis aparatos fonador, resonador y articulador que, como el resto, son susceptibles de rozar la gloria y de retozar en la miseria.

Sigue leyendo

ROTO EL HIELO…

Ya iba siendo hora de romper el hielo y ofrecer el primer concierto del año.
Ya iba siendo. Roto éste todo va rodado. Y nunca mejor utilizada la expresión, porque pronto empiezo con algún que otro viaje largo con el que sacudirme el denso y pesado polvo de varios meses de mucha oficina (estudio) y poco trabajo de campo (giras). Si acaso algunos conciertos periféricos que, si bien alimentan el alma del músico y el asunto no baladí de la supervivencia, no satisfacen mi ya larga y arraigada afición a viajar y andar perdido por el mundo guitarra en ristre.

Sigue leyendo

QUÉ POCO QUEDA

Qué poco queda para que termine el año, este año 2018 repleto, como todos, de buenas y malas cuestiones. Ya cada cual elige si el vaso se aprecia medio lleno o medio vacío, o rebosante o seco, eso lo dejo para l@s extremistas que tanto abundan, y abundan para que l@s demás l@s contemplemos perplej@s y no olvidemos la importancia de la mesura y la templanza, y nos reafirmemos en ellas.

Sigue leyendo