JURASSIC PARK A LA NAVARRA

Ayer viví una noche bien diferente a lo que estoy acostumbrado a vivir.
Y no sabría cómo explicarlo… (vídeo grabado con móvil, aviso)

Fue en los 90 del siglo pasado cuando pasé 5 años, dentro de mi trabajo de técnico de sonido, como técnico de monitores de LOS DINOSAURIOS, el grupo de versiones de clásicos del rock por antonomasia en Navarra.
A día de hoy es la banda con la que más bolos he hecho (aunque no sea de músico) y de los que más he aprendido.

Una vez decidido que me iba a dedicar a esto me concedí unos años para aprender todo lo que se pudiera aprender de esta profesión y, aunque estudié Arte Dramático y otras muchas cosas, la mayor lección fue convivir tanto tiempo y tantos directos con una banda adulta y seria tantas noches diferentes y con tantas vicisitudes acontecidas en la inestable labor que nos procura el mundo del rock a los que nos dedicamos a él.
Me tocó sonorizar mucho a “LOS DINOS” y un poco a muchos otros, y lo hice empleándome a fondo, pero también empapándome y observando, escudriñando y desmenuzando, para aprender.
PABLO LÍQUIDO es fruto, entre otras cosas, de lo que saqué de los aciertos y de los errores de LOS DINOSAURIOS.
Además de eso Popi, Rafa y Fabián fueron parte de la banda con la que estrené, en mayo del 98, el nombre PABLO LÍQUIDO con mis canciones; Con Rafa hice mis primeros casi 70 conciertos en acústico; El Escualo fue el teclista con el que grabé mi primer disco “Aprendiendo a perder”, en directo en el Teatro Gayarre; El Popi diseñó mis tres primeros discos “Aprendiendo a perder”, “A night at the Black Queen” y “Preludio de Luna Hiena”; Emilio colaboró cantando en mi concierto 100 en el Gayarre y en algún otro; Con Jose, Rafa y Fabian montamos la banda “4X4” para el homenaje a Barricada por su cuarto de siglo… etc… y lo que nos queda…

Me siento y me sentiré siempre parte, pequeña pero parte, de la familia de LOS DINOSAURIOS, y lo consideraré siempre un privilegio.
Los amo con locura.

En esto están también los hermanos Ábrego, Iñaki y Juanjo, con y para los que trabajaba en Pentason; está Jeannette “la jefa”; está “el lobo“, nuestro furgonetero/blusero incombustible;… En esto está mucha gente, y muy buena.

Ayer revivimos la despedida que hicieron en el 97 en la que dejé la mesa de monitores un momento para cantar, cómo no, Queen; con nuestro incomparable “El Drogas” como en aquella ocasión (aunque esta vez no vestía de cura), y esta vez hubo más y muy grandes invitados: Aurelio Zabalegui (percusiones; dime donde hay un hueco y le doy a algo), Mariano Berástegui (guitarra eléctrica; de la bici al blues en un paso), Zuri Vidaurre (voz; por fin una hermosa voz de mujer en esta selva de gruñones), Koki Gómez (saxo; sóplame y te diré quién eres), Ion de Luis (teclados, guitarras, programaciones…el hombre y la orquesta) y Natxo Zabala (guitarra eléctrica; le doy a “la española” y acabo en “Koma”).
Puro lujo esta gente.
Me los quedo a todos!!!

Fue un delirio. El Zentral hasta los topes y todos los puretas de la vieja Iruña y aledaños respirando un regreso al pasado que nunca habíamos olvidado.
Nostalgia y algo de oxigeno fue lo que respiramos anoche.
A la tercera canción del concierto comencé a dudar de mi capacidad para cantar algo llegado el momento, porque el nudo en la garganta salpicado de alguna lágrima me recordaba cuántas noches sin fin de mi juventud pasé sentado en un lateral del escenario con esta gente, en tantos lugares, con tanto que rememorar…. y tan grandes canciones tocadas de su tan peculiar manera, porque son unos personajes.
Es un puto viaje en el tiempo en su máxima expresión.
Soy un polvorín de emociones, y me gusta.

Ya desde el punto de vista de lo que me tocaba hacer… Vale, llevo casi 1400 bolos de cantante, pero sin tener que tocar ningún instrumento y en un escenario medio grande este era el tercero en mi vida, y no quise pensar demasiado en qué hacer, decidí dejarlo a mi salvaje naturaleza y que fuera lo que tuviera que ser. Salir y hacer, punto.

Sólo hay un par de premisas: – no pensar (esta es mía), que para eso practicas en casa, en el escenario se actúa; – y actuar teniendo en cuenta al público del fondo (esto me lo enseñó en persona Lindsay Kemp y tomé buena nota), en sitios grandes hay que hacer las cosas grandes y siempre proyectar la intención y la energía hasta la última fila.

No dejo de pensar que para esto es para lo que he nacido, para cantar y hacer cantar, y saltar, y bailar… con espacio suficiente y sin preocuparme de tocar mientras, pero no me importaría practicarlo más habitualmente para cogerlo con más sosiego… Jodeeeee!!!!
Lo que hay es lo que hay. No seré yo quien se queje. 🙂

Gracias a Aurelio, Mariano, El Drogas, Zuri, Ion, Natxo y Koki por su generosidad, simpatía y arte infinito.
Gracias a Iñaki (Sonido), Juanjo (luces), Mikel (regiduría) y Raul (monitores) por su habilidad para ayudarnos a parecer algo.
Gracias a Jeannette por “managear” una vez más a este compendio de “taraos”.
Mil amores para mis DINOS, Emilio, Popi, Jose, Escualo, Fabián y Rafa. Mil.

Un honor haberos conocido y haber podido aprender y compartir con todos vosotros.
Gracias por permitirme ser parte de vuestra historia.

PABLO LÍQUIDO siempre a vuestros pies.

Eskerrik asko!

Un pensamiento en “JURASSIC PARK A LA NAVARRA

  1. El trayecto de la vida nos devuelve a poder disfrutar de nuestros mágicas experiencias. Me alegro que las disfrutaras de nuevo.
    Ayer tuve el placer de poder asistir al espectáculo god save the queen. Fue espectacular me hizo sentir un montón de cosas.. Pero me faltaba algo…. La entrega, la pasión, el desnfreno de… Pablo Líquido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *