POR LOS VIEJOS TIEMPOS

Pronto hará dos años que ofrecí mi último concierto acústico, y fueron unos 1.300.
Corría 1999 cuando todo comenzó en compañía de mi amigo Rafa Moya

Nos hacíamos llamar “Dos por Dos”, y hacíamos versiones de clásicos de rock y de pop con dos acústicas y dos voces.
Llevábamos el equipo JBL en mi Renault Clio con los asientos traseros tumbados y “Txiki” (mi perrico) haciendo equilibrios encima de el tinglado, y solíamos tocar básicamente por toda Navarra, en Logroño y en San Sebastián.
Nuestro repertorio no distaba mucho en estilo al que llevo ahora, pero entonces tocábamos algunas canciones que no eran demasiado populares, algo que hoy no te puedes permitir.
Una de las canciones que llevábamos y que es de mis favoritas en el mundo es “EDIE (Ciao baby)” de The Cult, también uno de mis grupos favoritos.
La canción habla de Edie Sedgwick y recomiendo la película ‘Factory Girl‘ sobre su vida.
EDIE es un temazo que no tiene desperdicio.

La cosa es que el vídeo que he puesto fue grabado en el My Way de Itaroa (Huarte) en octubre de 2014, 14 años después de que Rafa y yo ofreciéramos nuestro último concierto juntos, pero queda demostrado que la complicidad y el feeling entre nosotros no han desaparecido ni menguado en todo este tiempo.
El alargar partes de las canciones con improvisaciones y variaciones rítmicas era una de nuestras costumbres, y así volvimos a hacerlo en este reencuentro.
Sólo lamento que la gente, el público general, no conozca este tema, excepto Edgar que estaba entre el público y, como se puede ver, disfrutó de lo lindo.

Este vídeo va por lo viejos tiempos, sobre todo por los que pasé con Rafa pero también por los años que pasé tocando la acústica.

Espero que el vídeo y la canción os gusten una décima parte de lo que me gustan a mí.

Un saludico!

Pablo Líquido

4 pensamientos en “POR LOS VIEJOS TIEMPOS

  1. Un brindis por los tiempos viejos y otro por los actuales.Arriba esos vidrios¡¡¡ Saludos a todos los que compartieron con nosotros esos raticos, alguno hasta de cuatro horas. Y también un abrazo a aquellos locales que nos contrataban cuando empezamos a tocar, que apostaban por un formato inusual en estos lares. Tocar rockanrol con dos acùsticas y dos voces, dónde vamos a llegar¡¡ Y, lo màs importante, haber creado una fuerte y sòlida amistad con este compañero de fatigas, incansable e inasequible al desaliento que es Pablo. Gracias por esos momentos tan divertidos y surrealistas que vivimos en la carretera y de los que seguimos disfrutando. Salud y rokanrol¡¡

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *