VERANO INMINENTE

Verano inminente, ergo termina el curso escolar, y con él, para los que tenemos peques, desaparece o se reduce drásticamente el tiempo práctico, en el que hacer cosas y centrarte en asuntos varios, en mi caso trabajar (en la sombra).
En mi situación, que no ficho en ninguna empresa ni tengo un horario preestablecido, es una verdadera hecatombe de proporciones inabarcables.

Sigue leyendo

CONSCIENTE DE MI INCONSCIENCIA

Consciente como soy de mi inconsciencia, porque no hay nada más triste que conocer tus defectos y no tratar de corregirlos, este fin de semana voy a tratar de devolver algo de dignidad y de presencia a Pablo Líquido.

Sigue leyendo

ENTRE ESTRELLAS Y MONTAÑAS

Un final de semana cuando menos peculiar y sin duda delirante este que acaba de transcurrir. Si cada concierto es un mundo y todos, aunque fueran en el mismo lugar, son muy diferentes (por lo menos en mi caso, que hay músicos que le dan a la manivela y les van pasando las canciones sin pena ni gloria) estos dos últimos conciertos, como pack, se han cubierto de gloria. Por muy diferentes y distantes razones.

El jueves toqué entre estrellas y el sábado entre montañas.

Sigue leyendo

AL RITMO DE LOS LATIDOS

No hay otra opción (sana) que la de bajar revoluciones y ponerse a tempo con la vida, más cuando las circunstancias han cambiado tanto que cualquier vista atrás resulta cómica e irreal.

Teniendo más ideas y planes que nunca, y con menos tiempo del que jamás pude imaginar, se me amontonan las cosas y los casos en una torre de deseos fervientes, y sólo puedo tratar de que no se derrumbe, abrazándola y manejando las piezas con delicadeza.

Sigue leyendo

HE HECHO TOPE

Mi cuerpo, como todos, da hasta donde da. En ocasiones parece no tener límites y ser irrompible y arrogante, y otras veces, en cambio, palidece ante cualquier nimiedad o se solivianta frente al más insignificante estímulo. Dentro del pack de mi cuerpo están mis aparatos fonador, resonador y articulador que, como el resto, son susceptibles de rozar la gloria y de retozar en la miseria.

Sigue leyendo