PABLO LÍQUIDO, CANTAR Y REÍR

No sé si alguien lo dijo antes, seguro que sí, aunque fuera de otra forma:
La aventura de la vida no está en el hecho de alcanzar una meta, la aventura de la vida es el camino que recorres en pos de las metas, las alcances o no. Y en esas estamos.No sé si he tenido claras alguna vez las metas que persigo, seguro es que que algunas las he alcanzado y sobrepasado, como convertirme en un artista paradójicamente “sólido” y solvente (desde el punto de vista técnico, pasional y profesional), y también creo poder asegurar que otras metas se han ido desenfocando, derritiendo, desprestigiando…
Pero veo y sigo viendo a PABLO LÍQUIDO cantar y reír.
Haber perdido en la juventud tiempo, energía e ilusión en pos de alcanzar algo tan sobrevalorado y mitificado como la fama, es de los recuerdos más ridículos que puedo rememorar y que me tensa algunos musculillos que me hacen sonreír de forma tontuna.
Cómo es el punto de vista mitómano y romántico, desde fuera, de la fama y sus presuntos placeres.
Es como cuando eres pequeño, que siempre estás esperando a ser mayor para hacer lo que quieras, para luego descubrir que sólo de niño hacías lo que querías, que de mayor hay mucha mierda que muchas noches no te deja dormir y no te deja levantarte con una sonrisa.

Famoso puede ser cualquiera, de hecho un altísimo porcentaje de éstos son de un nivel artístico, técnico y profesional nefasto, incluso penosillo. Héroes de barro, monumentos de cartón piedra.
No me tiembla el pulso afirmando que yo me encuentro justo en el lado opuesto. Es mucho más grande mi potencial real y práctico sobre el escenario que alargada la sombra de mi nombre. Mucho más. Pero veo y sigo viendo a PABLO LÍQUIDO cantar y reír.

pablo liquido, pabloliquido

Pablo Líquido by Virginia Navarro

Esto no es ciclismo, y aquí el mejor no llega el primero, muchas veces ni siquiera le permiten estar en el pelotón, muchísimas. La estructura mediática y comercial, la empresa, le prohibe competir. Aquí somos todos muy poca cosa, la verdad.
La única ventaja que tiene alguien con talento es… ninguna. Sólo te servirá de algo si eres un gladiador de moral incorruptible y voluntad férrea y desmemoriada.
No es fácil ver cómo destalentados de tercera regional son mitos consagrados y ver cómo les adulan e idolatran las gentes con toda su pasión y cariño, devoción y entrega, mientras tú peleas cada kilómetro, minuto y acorde por sobrevivir dignamente.
Lo hacemos, porque yo también soy mitómano y venero e idolatro a más de treinta probables mangarranes. Seguro.
Viéndolos en directo, algunos de mis grandes ídolos me han dejado temblando de buenos, de entregados, de enérgicos, de pasionales… y otros me han dejado de hielo. Pasapalabra!

Esta web, “IN THE NIGHT” y su vídeo, y sobre todo el disco que viene, son mis nuevos pasos en este camino que sé más o menos dónde quisiera que me llevará. Desconozco cuáles serán sus derroteros a la vuelta de la esquina, pero ya digo que tampoco me inquieta demasiado este asunto.
Sé quién soy, PABLO LÍQUIDO, sé qué tengo mío y vuestro, y sobre todo, sé perfectamente qué cosas NO quiero en mi vida.
He tenido bastantes años e infinitas vivencias como para saber qué me hace feliz y qué infeliz. Y algunas cosas son exactamente lo contrario a cómo las imaginaba cuando tenía 18 ó 19 años.
Supongo que todos hacemos más esta reflexión cuantos más años tenemos: “si lo hubiera sabido antes…”
¿Hubiera cogido este, mi camino, mucho más joven? En realidad creo que ya lo cogí. De alguna manera anduve bastante espabilado canalizando mi carrera, o lo que sea esto, y eligiendo cada paso.
Fan convencido de Indurain y del ciclismo, creí entender bien pronto que las cosas llevan su tiempo, y que hay que prepararse lo mejor posible para cuando llegue tu oportunidad, porque llega, y que el que da un tirón al principio del puerto muchas veces llega de los últimos.
“Vísteme despacio que tengo prisa”, me encanta esta frase!
Pese a mi premura juvenil, y por razones que desconozco por completo, y ante mi sorpresa, he caminado siempre con paso lento y muy firme, terminando una cosa antes de empezar otra. Me asombro a mí mismo cuando miro atrás.

Ahora estoy en mi sitio, en mi lugar. No es el más alto ni el más lustroso, ni falta que me hace. Es el mío, y yo soy realmente sencillo. Rural. Y aquí estoy porque me lo permitís vosot@s. Eso no se me olvida ni por un segundo.

Gracias y mil gracias.

PABLO LÍQUIDO seguirá a brazo partido mientras tenga en frente a alguien alimentándose y disfrutando de mi pasión.
Pero eso tengo que seguir ganándomelo cada día, o mejor dicho, cada noche.
En septiembre se cumplirán 15 años en los escenarios, pero veo y sigo viendo a PABLO LÍQUIDO cantar y reír.

Un abrazo

2 pensamientos en “PABLO LÍQUIDO, CANTAR Y REÍR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *