ROTO EL HIELO…

Ya iba siendo hora de romper el hielo y ofrecer el primer concierto del año.
Ya iba siendo. Roto éste todo va rodado. Y nunca mejor utilizada la expresión, porque pronto empiezo con algún que otro viaje largo con el que sacudirme el denso y pesado polvo de varios meses de mucha oficina (estudio) y poco trabajo de campo (giras). Si acaso algunos conciertos periféricos que, si bien alimentan el alma del músico y el asunto no baladí de la supervivencia, no satisfacen mi ya larga y arraigada afición a viajar y andar perdido por el mundo guitarra en ristre.

Sigue leyendo