AHORA SÍ

Estaba por escribir una entrada esta semana pasada para dar señales de vida y para despedir el verano…


…pero decidí esperar a que pasaran los conciertos de Lodosa y Villanueva de Gállego para dar por concluida la temporada. Ahora sí, el verano ya ha pasado y entrego mi cuerpo y mi alma al estudio de grabación.
Por cierto, hace unos días me avisaron en Facebook que llevo casi 2 meses sin poner nada en mi muro, dándome a entender que eso me convierte en un bicho raro e inmoral.
Me avergüenzo!

El verano comenzó a mitad de junio con un “privado” en Cambrils y el concierto del Wind Cambrils a la semana siguiente, y acaba de ser clausurado con el concierto de El Parador en fiestas de Lodosa y un “privado” con algunos amigos muy queridos en Villanueva de Gállego (Zaragoza). Digno comienzo y digno final para digno verano.
Ha sido menos ajetreado que en épocas pretéritas, pero porque yo soy menos ajetreado de lo que era entonces. Los conciertos igual de intensos, ni más ni menos; en eso no he cambiado. Sólo me he ahorrado ver unos cuantos amaneceres que acostumbraba a contemplar beodo.

Los “privados” son privados, y de los demás destacaría dos clásicos de mis veranos, el del Wind Cambrils (Tarragona) y el del Refugio Telera de Piedrafita de Jaca (Huesca), destacaría también la autenticidad de un garito de rock de toda la vida, el Tic Tac de Lodosa (Navarra), las fiestas de Tudela con Rafa Moya en la Peña Andatu, la aventura y simpatía de la Era Flower de Vielha (Lérida), la lucha contra los elementos y un gran público en Las Piscinas de Olombrada (Segovia), lo que nos divertimos en el Amadeo de Tarazona (Zaragoza) y una noche entre amigos en El Parador de Lodosa (Navarra).
Bien sabéis que no narro nunca mis días de playa, de campo, de monte… las comidas, cenas, juergas y aventuras del día a día, pero sin embrago, hoy, por una vez, no voy a hacer una excepción. Ya perdonaréis.

Sigo a lo mío, preparando algunos nuevos temas para el directo de Pablo Líquido y, sobre todo, trabajando incesante y oculto en mi futuro artístico cuyo nombre todavía no puedo mentar.
Estaría encantado de contar más sobre este asunto, pero entonces se jodería(n) la(s) sorpresa(s). Pido disculpas otra vez.
Como se aprecia en las fotos a mitad de verano me he cortado el pelo y, sobre todo, he cambiado de guitarra. También he grabado y estrenado 5 canciones para el repertorio (en este momento estoy con otras 5 para llegar a las 60), y he hecho algunos cambios en las luces y el equipo, esas pequeñas cosas que el público no tiene por qué apreciar pero que son granos de arena haciendo un montoncico.
Salvando el pie que me jodí con un remo en junio, el dedo que me corté cocinando en julio y alguna persistente tendinitis que tiene más que ver con hacer el burro que con tocar la guitarra, estoy más en forma que nunca, y la experiencia y la madurez me han dado armas para que cada vez se queden más en el olvido antiguos problemas de voz ocasionales que nada tenían que ver con la técnica vocal y sí con hábitos y desconocimientos.
Nada más que pedirle a la vida. Como pasa con las cosas más importantes no se puede explicar la felicidad que produce tener la amistad de tanta gente tan maja en tantos lugares diferentes. Encontrar siempre tanto cariño y poder corresponderlo con algo tan emocionante y que nos une tanto y nos pone tan de acuerdo como la música. Cantar.
Así que, virgencita, que me quede como estoy.

Entre otras cosas lo que espero conseguir con el nuevo proyecto en el que con tanta ilusión estoy trabajando es estar a la altura de toda la confianza que ponéis en mí y que me transmitís. Creo ser capaz de superar cualquier expectativa. Veremos.
Much@s pensáis que debiera apostar por mis propias canciones, y eso voy a hacer. Con un estilo probablemente sorprendente y nunca en detrimento de Pablo Líquido que es, además de mi modus vivendi, mi mayor hooby.
Pues eso, que sepáis que aunque no aparezco por facebook y tengo también abandonados Twitter, Youtube, Instagram y la web, sigo trabajando tanto o más que siempre, y que pronto habrá muchas cosas que ver y escuchar, que disfrutar o que criticar, según lo que os parezca.

Hice bien en esperar a escribir esta entrada porque la semana pasada aún no había terminado mi verano.
Ahora sí.
En octubre empezaré con los conciertos de otoño. Espero ver muchas de vuestras caras.

Siempre vuestro y por vosotr@s.

Pablo Líquido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *