HE HECHO TOPE

Mi cuerpo, como todos, da hasta donde da. En ocasiones parece no tener límites y ser irrompible y arrogante, y otras veces, en cambio, palidece ante cualquier nimiedad o se solivianta frente al más insignificante estímulo. Dentro del pack de mi cuerpo están mis aparatos fonador, resonador y articulador que, como el resto, son susceptibles de rozar la gloria y de retozar en la miseria.

Sigue leyendo