INTENSO Y TUROLENSE


Virginia, Torpe y yo, cuando volvemos de turné, y está abierto, solemos parar en la terraza del Trovador, el bar de debajo de casa, a echar una “Selecta” antes de subir al hogar a derrumbarnos por los rincones.
Estábamos en esas ayer domingo, a eso de las 22 horas, mientras nos preguntábamos cómo era posible todo lo que nos había acontecido entre las dos de la tarde del día anterior, el sábado, hora a la que salíamos hacia Teruel, y ese momento.

INTENSO Y TUROLENSE ha sido este mini fin de semana. Pardiez que sí!!!
Comenzamos el sábado a las 20h con un “privado sorpresa familiar” (que nadie que no estuviera puede imaginar lo que fue) en el jardín de un chalet frente a Teruel, y terminamos el domingo a las 18h en el café concierto de la Peña La Unión de Calamocha, en plenas fiestas. Justo antes de los toros y el Fakir… y no es broma.
Los dos conciertos en 22 horas.

No sólo no sabría cómo empezar a contarlo, sino que ya sabéis que de los conciertos privados nunca cuento nada. Privados son. Sólo decir que nos dejaríamos adoptar por una familia y una gente así sin pensarlo dos veces. GE-NIA-LES!
De reírnos, cantar y bailar, de simpatía y agradecimiento, de eso y más nos fuimos bien servidos; y temprano para lo que estamos acostumbrados, siempre trasnochando.
A dormir urgente que en Calamocha tocaba tocar todavía más pronto!!! Aaahhhh!!!!!

Para llegar a “Peña La Unión” nos esperaba un larguísimo viaje de 50 minutos por auto-vía recta, así que cada diez minutos nos relevábamos por turnos para descansar. (acostumbrados a trayectos largos, esto es siempre motivo de risas y mofa between us)
Tras comprobar, al verla, que ya quisieran en cualquier ciudad, o lugar, tener semejante peña, nos entregamos al trabajo y, tras echar una mano montando el escenario, procedimos a poner nuestros bártulos en disposición de romper el silencio pre-taurino.

No sé si eran rejoneadores o recortadores lo que había en la plaza después del concierto, pero con el sol de justicia redundando calor, pocas veces te sientes tan afortunado de quedarte recogiendo el equipo, cansado, agotado… pero en la bendita sombra!
No era tampoco la tarde más calurosa de la historia, ni mucho menos, pero con este verano de chubasquero y forro polar, cualquier grado de más parece un martillo para un “fresco pamplonés” llegado de los confines de Mordor.

Estábamos sobre aviso de que las tardes caen pesadas cuando la noche anterior la mayoría de “La Unión” ha aguardado a que aparezca Lorenzo para irse a dormir, así que no esperaba que llegaran y se tiraran las sillas entre ell@s al bailar… por decir algo…
Confirmado, la mesura y el sosiego reinaban entre el respetable, que se debatía entre recuperarse de la noche anterior y reservarse para la inminente.
A mí ya me conocéis, me encuentre lo que me encuentre delante, me hierve la sangre e intento que les hierva a los demás.
No era una tarde para alardes ni excesos, pero poco a poco y, finalmente, con la ayuda de los gloriosos “Artistas del Gremio”, con los que nos zambullimos en una atrevida, intrépida e imprevisible “Bohemian Rhapsody” sin ensayar, conseguimos que “l@s calamochin@s” se fueran a la plaza torera con ánimo dicharachero y resuelto, bien diferente al que traían con su digestión resaquera en plena hora de siesta.

Agradecidos de corazón a “nuestr@s amig@s anonim@s de Teruel”, a la organizada y salvaje “Peña La Unión de Calamocha”, y a nuestros queridos, divertidos y ejeanos “Artistas del Gremio”.

INTENSO Y TUROLENSE ha sido este fin de semana. Sí señor!

Hoy hemos bajado al Río Aragón a su paso por Marcilla, a comer campestres con la familia, a jugar con el Kayak, y a salir zingando huyendo de la tormenta.
Diluvios, rayos y truenos nos han recordado que este año, de verano, nada.
Bienvenidos al norte.

Pablo Líquido

Pd: Añadimos, como extra, este documento insólito, Pablo Líquido y los Artistas del Gremio interpretando “Bohemian Rhapsody” de Queen.
Es una propuesta que me hicieron 15 minutos antes de empezar el concierto, y simplemente nos metimos con la guitarra y una trompeta en un cuarto y comprobamos que el tono era el mismo para todos, el original de Queen, qué partes hacían sólo ellos y nada más. Lo que hay es lo que salió, sin más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *